Muchos de nosotros no tenemos tiempo o creemos no tener tiempo para meditar, pero con este método, quizás sólo subiendo a la azotea del edificio donde nos encontremos, podemos lograr un gran cambio en nuestras vidas aprovechando unos minutos al día.

Se trata del Sun Gazing, una herramienta que nos lleva al desarrollo espiritual, pasando antes por la limpieza emocional, mental y física. Hira Ratan Manek ha investigado en las antiguas Escrituras Hindúes y Jainistas, además de otras prácticas en muchas culturas y ha experimentado sobre sí mismo, bajo estricta supervisión médica, esta técnica para aprovechar la energía del Sol y de la Tierra. Las personas que han practicado este método han podido ver que sus sentimientos negativos disminuían, que enfermedades crónicas desaparecían, y que cualquier obsesión por la comida quedaba atrás.

“La enfermedad es miedo. Ocurre que no tenemos fe en Dios. No nos rendimos a Dios, y por eso surge el miedo. Si la luz entra en el cerebro los miedos desaparecen. Quien se vuelve fuerte internamente ya no tiene miedo de enfermar o morir” HRM

web-psicoevol-sun-gazing

El método Sun Gazing de Manek debe practicarse preferentemente de pie y descalzo en contacto con la tierra y al aire libre, aunque también se puede hacer sentado en una silla o incluso desde la cama. Solo en las horas seguras para no lesionarse la vista, que es hasta una hora después de salir el Sol y desde una hora antes del atardecer. Durante este espacio de tiempo, los rayos solares no tienen mucha fuerza, y la radiación UV es menor, así que no se causará ningún daño a los ojos. Comienza observando lo más relajadamente posible, al Sol durante sólo 10 segundos. No lo mires fijamente ni enfoques la vista a él: simplemente míralo distendidamente. Deshazte del estrés y la tensión, y relaja los músculos faciales y los ojos. Mantén una postura relajada. No es necesario mantener la mirada sin pestañear: deja que el parpadeo se produzca normalmente. Mientras lo practicas, debes buscar una actitud de “entrega” a la energía natural y cósmica del sol, así como un “auto-convencimiento” y una creencia profunda de que esta práctica te va a ayudar/curar/nutrir. Aumenta el tiempo que “miras al sol” 10 segundos más cada día. En el plazo de tres meses, estarás practicándolo alrededor de 15 minutos. En ese momento, toda la tensión mental y los problemas derivados de esta desaparecerán.

“Al final de los tres primeros meses que corresponden a 15 minutos mirando al Sol, la persona consigue una salud mental perfecta. Ello es previo a cualquier sanación del cuerpo y a cualquier camino espiritual” HRM

Si deseas continuar, hazlo durante otros tres meses más, aumentando 10 segundos cada día. Cuando lleves ya seis meses practicando, estarás alrededor de los 30 minutos. Si deseas continuar, hazlo durante otros tres meses más, aumentando de nuevo 10 segundos más cada día. Cuando ya hayas llegado a los nueve meses de práctica, estarás alrededor de los 44 minutos. Este es el máximo.

Fuente: https://comomeditar8.wordpress.com/2011/05/19/sun-gazing-%E2%80%93-tecnica-de-mirar-el-sol/

Comments are closed.

Post Navigation