LA RED

La red ha sido montada tanto para gobernantes como para gobernados. Se trata de imágenes servidas por la televisión, la radio, los medios de comunicación y los gobernantes, cuya finalidad es aumentar el consumo; afectando directamente al subconsciente, de forma que la persona humana acaba por considerar necesario poseer una casa espléndida, un coche fantástico, 2 o 3 televisores, etc., etc. Se acaba por olvidar la diferencia entre lo necesario y lo innecesario, entre lo principal y lo accesorio.

teladearaña psicoevol

De hecho, lo principal al crear una empresa no es que el producto sea útil, sino que la gente lo consuma. De aquí el cebo de los anuncios continuos en todos los medios de comunicación y el que un país se valore por si consume o no. Se ha inventado el crédito fácil, que permite obtenerlo todo aquí y ahora, hipotecándose, naturalmente.

De esta forma crece la producción, el consumo y el crédito. Pero, de pronto, los financieros avisan de un peligro inminente: LA INFLACIÓN. No dan explicaciones claras de por qué, pero avisan que la rueda debe girar más despacio. Dicen que al restringir el crédito, aumentando su interés, disminuirá el consumo y, por tanto, la producción. De esta manera los gobiernos y los gobernados deberán pagar las deudas a tasas más elevadas. Las fábricas disminuyen su producción o cierran. Es el paro y disminuye el dinero para el consumo. Es la RECESIÓN. Todo deja de funcionar.

De pronto, los gobernantes dicen que es necesario relanzar la economía, disminuyendo el tipo de interés y subvencionando la producción. Entonces la rueda se pone en marcha otra vez, empujada por los gobiernos, que promulgan leyes y además, son grandes consumidores, estando ellos mismos a las órdenes de los grandes trusts económicos. Estos magnates de las fianzas, en épocas de inflación, prestan su dinero a interés elevado, tanto a particulares como a instituciones. Simultáneamente, la sobreproducción que hay en el momento de la expansión económica hace que caigan los precios de los productos. Estos son almacenados a bajo precio por aquellos que mueven los hilos de las finanzas, creando así una escasez artificial.

Cuando llega la recesión, esos especuladores venden sus productos almacenados a precios elevados, compensando las pérdidas por los intereses más bajos que perciben. Ellos, y no los gobiernos, son quienes controlan la rueda. Esos magnates siempre ganan.

SOLUCIONES:

-Distinguir entre bienes necesarios y accesorios. Vivir con simplicidad. Es mejor meditar y ver la puesta del sol que tener tres televisores.

-Rechazar el crédito fácil, tanto los gobernantes como los gobernados. Tener en cuenta que los gobernantes tienen deudas descomunales, que traspasan a sus súbditos.

Comments are closed.

Post Navigation